Artículos, Día Mundial del Corazón

Las enfermedades cardiovasculares en México: el enemigo a vencer

Es trascendental para el país reforzar las estrategias de prevención y control de las enfermedades cardiovasculares.

Por: Dr. Enrique López Mora

A lo largo de la historia de la humanidad, el panorama epidemiológico se ha modificado. Esto significa que gracias a los avances en el conocimiento se ha logrado la erradicación de algunas enfermedades y el control de muchas más. Sin embargo los retos al sistema de salud no son pocos ya que se ha observado la aparición de un número creciente de casos de enfermedades crónico degenerativas. Todavía hace menos de un siglo las principales causas de muerte eran las enfermedades infecciosas, las complicaciones asociadas al parto y a la etapa postnatal inmediata.

De acuerdo a cifras del INEGI, en nuestro país las principales causas de muerte en la población general son en orden decreciente: las enfermedades del sistema cardiovascular (destacando el infarto y las enfermedades de las arterias coronarias, la enfermedad cerebro vascular y la hipertensión arterial sistémica),las enfermedades endócrinas, metabólicas y nutricionales (principalmente la diabetes Mellitus), los tumores malignos, las lesiones derivadas de accidentes o violencia, las enfermedades  del sistema digestivo (principalmente del hígado) y las enfermedades  del sistema respiratorio.

Es importante notar que como grupo, las enfermedades cardiovasculares ocupan el primer lugar entre las causas de muerte. Actualmente se sabe que uno de cada tres mexicanos es portador o padecerá alguna enfermedad cardiovascular. El costo de su atención implica  el empleo de cuantiosos recursos con repercusiones importantes en la economía familiar y en la del estado. De acuerdo con información publicada por el senado de la república a través de su coordinación de comunicación social, en el año 2016 las enfermedades cardiovasculares generaron la erogación de alrededor de 35 mil millones de pesos al sistema de salud.

Es por ello que es de trascendental importancia  para el país  reforzar las estrategias de prevención y control de las enfermedades cardiovasculares. Para ello se requiere de una mayor inversión en salud. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, México se encuentra por debajo de los niveles presupuestales requeridos por el  sector ya que destina tan solo un promedio de 5.9% del producto interno bruto a este rubro.

Es claro de que se requiere de un aumento en el capital destinado a la atención de la salud, pero también es necesaria una mejor planeación y distribución de la inversión de forma tal que se logre en el  futuro próximo  una disminución de la cantidad de personas aquejadas por este grupo de enfermedades.

Desde luego es importante reconocer que si bien en los últimos años se ha llevado a cabo un gran trabajo sobre todo en la atención a los pacientes que ya padecen una enfermedad cardiovascular, aún queda mucho por hacer.

Entre los principales puntos en los que deberá reforzarse la estrategia de control y prevención en los próximos años destacan:

  • Un mayor acceso a los servicios de salud en todos los niveles de complejidad.
  • Dotación oportuna de recursos de diagnóstico y tratamiento incluyendo el abasto completo y eficiente de medicamentos.
  • Formación ordenada  de acuerdo a requerimientos de recursos humanos especializados procurando una distribución que permita cubrir todas las regiones del país.
  • Implementación de campañas de difusión permanentes que promuevan la adopción de una vida cardiosaludable (libre de humo de tabaco , con un régimen de ejercicio sistemático en todas las edades, dieta baja en grasas de origen animal con bajos contenidos de sal y carbohidratos refinados).
  • La generación de una corresponsabilidad en materia de salud cardiovascular lo que incluye la visita frecuente al médico con fines de prevención o diagnóstico oportuno así como el apego al tratamiento médico entre muchos otros.

Otro aspecto importante  es la creación de un plan único de prevención y control de las enfermedades cardiovasculares el cual debería ser adoptado de manera uniforme por todas las instituciones de salud del país y servir de base para normar  la atención privada de acuerdo a las recomendaciones contenidas en las guías internacionales.

No debemos olvidar que los avances en materia de salud se deben a la investigación básica y clínica por lo cual es estratégico que nuestras instituciones se ocupen cada más del tema con el apoyo financiero necesario apara insumos y para estimular  la formación y la productividad de  más investigadores.

Al enumerar estas tareas, debemos estar tener en mente que nos incluyen a todos es decir tanto a los gobiernos, iniciativa privada y población en general.

Finalmente debemos recordar que el principal protagonista del  estado de bienestar que conocemos como salud es el propio paciente. Por ello debemos acompañar al enfermo y estimular la corresponsabilidad en la implementación de las distintas medidas preventivas, o según sea el caso, en el apego a las indicaciones del equipo de salud multidisciplinario.

El reto es enorme pero la convicción también lo es. Trabajemos por un México con un corazón sano.

 


El Doctor López Mora es Especialista en cardiología, terapia intensiva y medicina interna. Parte del Instituto Nacional de Cardiología “Ignacio Chávez” y del Departamento de Fisiología, Facultad de Medicina Universidad Nacional Autónoma de México. Profesor invitado Facultad Mexicana de Medicina  de la Universidad La Salle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *