Dieta y enfermedades cardiovasculares

Carolina Angulo Vega es Licenciada en Nutrición y Educador en Diabetes
Tienes alguna duda:
Llámame o escríbeme a: cangulo.nutricion@yahoo.com
Cel. 044 55 14 78 94 34

La dieta es un punto clave en el desarrollo o prevención de enfermedades cardiovasculares, hacer los cambios pertinentes en su dieta disminuirá el riesgo. A continuación conozca qué tipo de grasas pueden actuar como factor de protección si se consumen con moderación y cuáles perjudicarán su salud si las come con frecuencia.

Un estudio demostró que llevar una dieta baja en grasas saturadas con abundante consumo de verduras y frutas disminuye 73% el riesgo de presentar eventos cardiacos en comparación con la dieta promedio en el mundo desarrollado.

Grasas

El consumo excesivo de grasa incrementa el riesgo de presentar cardiopatías debido a su alto aporte de calorías, lo que aumenta la posibilidad de presentar obesidadobeso (otro factor de riesgocáncer). En la comida se pueden encontrar diferentes tipos de grasa como: poliinsaturadas, monoinsaturadas, saturadas y grasas trans, y cada una de ellas tiene diferentes efectos.

Grasas saturadas

Comer demasiadas es uno de los mayores factores de riesgo para desarrollar cardiopatía, procardiovoca niveles altos de colesterol LDL, conocido como “colesterol malo” porque contribuye a la formación de ateromas (placas que se forman en el interior de las arterias obstruyendo el paso de la sangre). Las podemos encontrar en productos animales como  mantequilla, quesos amarillos, leche entera, carnes grasosas y helados, también en papas fritas, pasteles comerciales y en aceite de coco y de palma. Las grasas saturadas no deben exceder el 10% de las calorías totales y en personas con diabetes el 7%.

Grasas Trans

Estos ácidos grasos se forman cuando el aceite vegetal se endurece (proceso llamado hidrogenación), elevan los niveles de colesterol LDL y reducen los del HDL, conocido como “colesterol bueno” porque limpia las arterias en vez de deteriorarlas. Las grasas trans se encuentran en alimentos fritos, productos comerciales horneados (pays, pasteles, pan dulce, galletas), manteca y margarina.

Ácidos  grasos esenciales Omega 3 y Omega 6

Pertenecen al grupo de los ácidos grasos poliinsaturados y se denominan esenciales porque nuestro cuerpo no los produce así que debemos adquirirlos de los alimentos para obtener sus beneficios: disminuyen los niveles de colesterol y triglicéridos, a su vez previenen la formación de coágulos, evitan que se acumule grasa y colesterol en el interior de las arterias, contribuyen a regular la presión arterial y ayudan al buen funcionamiento del sistema nervioso entre otros. Se encuentran en pescados como salmón, atún, sardinas y trucha, semillas, nueces, aceite de soya, linaza.

Conclusión

• Las grasas saturadas y los ácidos grasos trans elevan los niveles de colesterol LDL en sangre, incrementando el riesgo de enfermedad cardiovascular.

• Las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas no elevan el colesterol LDL y nos aportan beneficios si se ingieren con moderación.

• Así que es recomendable elegir alimentos bajos en grasas saturadas, grasas trans y colesterol como parte de una dieta saludable.

• Se recomienda leer etiquetas de información nutrimental para verificar si contienen dichas grasas y en qué cantidad.

• Puede consumir aceites vegetales (oliva, canola, soya, maíz y girasol), pescados, aguacate, nueces y almendras con moderación, tomando en cuenta su contenido calórico.

Los niveles anormales de lípidos en sangre (colesterol total, LDL, HDL, triglicéridos) tienen una fuerte relación con infarto y muerte coronaria, están determinados en gran parte por lo que se come. Si usted presenta anormalidad en estos niveles, deberá asesorarse con su médico y un nutriólogo para llevar el  tratamiento idóneo.

Bookmark and Share

Deje un Comentario